sesiones_low

Laura. Médico.

“…Hace años tuve un problema de cojera que según los traumatólogos correspondía a una diferencia de longitud de mis piernas. El osteópata me diagnosticó una fuerte contractura de la musculatura profunda de la cadera y me desaconsejó el uso de plantillas correctoras. Consulté con Valerie Adolff cuando ella estaba completando su proceso de formación y tras nueve meses de trabajo con ella, no sólo pude caminar sin “balanceo” sino que puse en orden muchas emociones, me ayudó a mejorar mis prioridades personales y profesionales y a ganar claridad tanto en mi expresión como en mi relación con los demás. Al terminar mi proceso terapéutico pude reestructurar mi sociedad, expandir mi negocio y plantearme nuevas metas.”

_MG_9593_low

Carina. Periodista.

“El cuerpo nos habla de lo que nos gusta o de lo que nos desagrada. Lo hace claramente, incluso ruidosamente, pero no lo oímos. Quizás tampoco sepamos ya cómo escucharlo porque dejamos de prestarle atención hace mucho tiempo. Con Valerie he aprendido que los músculos (como los órganos, la piel o los huesos) tienen memoria emocional. Y que pueden enfermar. Reaccionan a los impactos externos siempre igual, probablemente del mismo modo en que lo hacían cuando éramos niños sólo que entonces comprendíamos mejor la estrecha relación entre lo que llamamos alma y cuerpo siendo capaces de sentir, por ejemplo, las palabras desaprobadoras de un adulto clavadas en el estómago. A la razón se la pueda engañar; al cuerpo, no. Aprender a leerlo es una forma de estar mucho más conectado con uno mismo, amplía y enriquece nuestra capacidad de sentir, de entender mejor, de pensar mejor, y eso nos permite estar más presentes en la vida”

Valerie_MG_low

Carla. Maestra de Primaria.

“Empecé a hacer sesiones porque no me sentía bien con mi entorno; no tenía ningún problema concreto con nadie, ni dolores musculares (o no los quería o sabía sentir) pero notaba que cuando estaba con la gente algo no funcionaba. A partir de las sesiones aprendí a escuchar y a notar mi cuerpo en las situaciones que antes refería. Siempre había pensado que la conciencia únicamente es fruto de nuestro cerebro pero Valerie me ha hecho tomar conciencia de mi cuerpo, darle importancia y escucharle. Desde entonces, mis actos del día a día son acordes con los pensamientos y el cuerpo.”

_MG_9590_low

Gilbert. Audiovisual Productor.

“Tuve anteriormente experiencia con el Método Grinberg, pero la colaboración con Valerie ha tenido una cualidad especial. Su experiencia y sensibilidad le permiten reconocer los orígenes de los problemas de manera muy rápida y así actuar adecuadamente.

Las sesiones me sirvieron gestionar el enfado, la frustración y la decepción que llevo conmigo desde hace años. He aprendido salir de los automatismos que empleo inconscientemente en mi vida diaria. Con ello he ganado la libertad de poder decidir conscientemente, cómo quiero reaccionar en cada situación…”