1 noviembre, 2017 Valerie Adolff

No tengo tiempo – ¿verdad o percepción?

Nuestra percepción del tiempo puede variar mucho, porque cuando pasamos un buen rato con amigos, el tiempo se nos pasa volando. Cuando nos aburrimos no sabemos qué hacer con nuestro tiempo y cuando hacemos algo que no nos gusta, sentimos que hemos malgastado nuestro tiempo.

¿Cómo podemos relacionarnos con nuestro tiempo de manera más real?

¿Es posible lograr un bienestar y satisfacción personal sin medir el tiempo?

La mayoría de los grandes profesionales que se dedican al bienestar de las personas cómo el monje budista Thich Nhat Han nos enseñan que el tiempo depende de nosotros mismos. Tomar plena consciencia de lo que hacemos en el momento que lo hacemos nos cambia la percepción del tiempo.

Oprah Winfrey y Deepak Chopra hablan de la enfermedad del tiempo cómo una sensación física y limitante que nos conduce a insatisfacción y malestar.

Proponen en su nueva serie de meditaciones “Making every moment matter” (“hacer que cada momento sea importante” ) una meditación diaria acerca de nuestra relación con el tiempo (descarga una prueba gratuita).

Nuestro gran enemigo es hacer varias cosas a la vez, el llamado multi-tasking que durante los años se recibió como una técnica efectiva para aumentar nuestra productividad.
Hoy observamos que lo convertimos en dispersión y falta de concentración lo cuál nos lleva a cometer más errores y como consecuencia, nos quita más tiempo que ahorrárnoslo.

¿Cuáles son las trampas del “no tengo tiempo”?

  • Rutinas que cumplimos sin atención por un llamado autopiloto
  • El reloj que divide nuestras funciones y que nos manda en todo momento
  • Las exigencias de las nuevas tecnologías como RRSS y mensajes virtuales
  • Agendas continuamente llenas, también en nuestro tiempo “libre”
  • La atención de ir de A a B sin contemplar el camino
  • La falta de priorizar actividades

Recientemente aprendí en el curso de mindfulness con Ferran Mestanza:

  • Tomarme las pausas y comidas con atención y sin distracción
  • Andar como un elefante, con los pies bien posados y confiados al suelo
  • Ponerme una pegatina en un objeto diario y cada vez que lo miro, respirar una o dos veces profundamente
  • Integrar una meditación diaria que ejerzo por la mañana (entra y prueba)
  • Tomarme el tiempo de descubrir lo que necesito en lugar de hacer cosas por inercia
  • Distinguir las actividades que considero “pérdida de tiempo” y las que me importan

A la hora de reflexionar sobre mi tiempo y él de los demás, se me ocurrió mirar en internet, sobre lo que los científicos opinan. Encontré estas informaciones que quiero compartir contigo:

Entrevista de Julian Barbour con Eduard Punset “¿el tiempo existe?”

Julian Barbour “Does time exist?”