8 mayo, 2018 Valerie Adolff

Escucha a tu cuerpo – clases de salud preventiva

Con la asociación ADES queremos ampliar cada vez más vuestra bolsa de recursos de atención, de movimiento y de equilibrio personal. Es cómo mirar una habitación desde diferentes perspectivas. Vosotros sois la habitación y se detecta cada vez que cambio de perspectiva otro rincón más, una habilidad y un bienestar que nos hace ser más fuertes y nos acompaña cómo una sonrisa durante el día. Y esta sonrisa contagia a otros y nos volverá en hacer más contentas/os.

Escucha tu cuerpo contiene elementos de respiración, movimiento, equilibrio y atención a repeticiones automáticas que nos limitan o nos dañan y diferentes maneras de poder deshacerse de ellas.

Escucha tu cuerpo es la habilidad que tiene el cuerpo de señalarnos a través de receptores, dónde y cómo sostenemos nuestro cuerpo, llamado la propiocepción.

A medida que aprendemos o no según que movimientos básicos, nos olvidamos de tenerlos en cuenta porque una vez los “dominamos” ya no les tenemos en cuenta. Excepto que nos rompemos un ligamento, un hueso o creamos otra dolencia.

Escucha tu cuerpo está pensando en manera preventiva aprender a notar cuando nuestro cuerpo se tensa, pierde su agilidad, le falta sensación o respiración y es entonces cuando en nuestra vida diaria podemos empezar a aplicar todo lo aprendido para que el cuerpo pueda recuperar energía, equilibrarse y nosotras/os estar tranquilas/os.

 

En los primeros encuentros nos vamos a centrar en el concepto

DEL TENGO QUE A YO QUIERO

¿Cómo vivimos estas sensaciones que parecen psicológicos en el cuerpo?

¿Cómo podemos distinguir una manera de la otra y así influenciar en nuestro día a día?

¿Qué zonas del cuerpo se ven afectadas?

 

Hoy empezaremos con las sensaciones físicas en pecho, espalda alta, hombros y brazos.

Notar un momento cómo sentís estas zonas y a medida que nos iremos moviendo, vamos a pararnos a escuchar a nuestro cuerpo.

En el próximo encuentro nos adentramos en diferentes movimientos de pequeño a grande de lento a rápido, acompañándolos con una variación de respiraciones.

En el tercer encuentro dedicaremos el tiempo en observar nuestros automatismos frente al TENGO QUE y cómo nos afecta a nuestro cuerpo y respiración. Y por supuesto aprenderemos a parar todos los esfuerzos innecesarios para poder vivir el YO QUIERO las veces que queremos.

 

Tapping en las zonas del pecho, el esternón y el diafragma

Objetivo: estimulación de los nervios y músculos

Duración: 3-5 minutos

Posición: de pie o sentad@

Tapping significa, en inglés, golpear suavemente con las yemas de los

dedos en diferentes zonas del cuerpo.

En este ejercicio lo haremos específicamente en el pecho, el esternón

y el diafragma.
Así que golpea con las yemas de los dedos suavemente contra el pecho.

Ambas muñecas están relajadas. Inhala y exhala a la vez por la nariz y la boca.

Sigue un circuito determinado iniciando sobre la clavícula, bajando al centro y
los laterales del pecho, y después al esternón hasta la altura del estómago.

Sigue la línea hasta los laterales hasta acabar el recorrido en los costados.

Repite el recorrido 2 o 3 veces en total.

Después, suelta los brazos y presta atención tanto a la sensación en las zonas
como a tu respiración.

 

Extracto de “Conecta con tu cuerpo” Valerie Adolff
http://www.valerieadolff.com/wp-content/uploads/Conecta-con-tu-cuerpo-Valerie-Adolff-2018.pdf